La evolución de la imprenta ha sido muy larga desde Gutenberg hasta la impresión digital. Esta última desarrollada en 1993 gracias al lanzamiento de la primera impresora digital llamada Indigo.
Las diferentes técnicas, tintas y sustratos han venido evolucionando desde entonces. Hoy como principales exponentes de la impresión gran formato son:

Impresión gran formato con tintas Solventes y «Eco» solventes:
El término solvente se utiliza para referirse a cualquier tinta que no esté hecha a base de agua. El uso más frecuente de la tinta solvente es la impresión de productos que se utilizarán en exteriores por su facilidad para adherirse a materiales no absorbentes. Las tintas solventes y ecosolventes son del mismo tipo, pero las tintas ecosolventes están compuestas de materiales que tienen un menor contenido de compuestos orgánicos volátiles (VOC) que las tintas solventes normales.
Es hoy por hoy una de las más utilizadas por su bajos coste de producción, así como la implementación en máquinaria genérica. Pueden ser usadas sobre plásticos como el vinilo, papeles tratados para soportar solventes, textiles tratados, entre otros. Siendo más reducido su campo de acción.
Requieren procesos de secado prolongados. Sus tintas suelen ser frágiles y suceptibles a rayones si no se protegen debidamente con procesos adicionales como el laminado, incrementando su tiempo de producción. Tienen menor durabilidad que otro tipo de tintas y generan gases tóxicos que pueden ser peligrosos tanto en su entorno de producción y en menor grado pero aún presente, posterior a su instalación.

Tiempo de producción / preparación del impreso: Requiere de 12 a 24 horas antes de poderse usar el material impreso.
Durabilidad: Baja a Media.
Calidad de impresión: Buena. Colores vibrántes y vívidos.
Uso: Materiales flexibles.
Precio: El más bajo (sin recubrimiento / acabado) Dependiendo del acabado su precio se puede incrementar.

Impresión gran formato Digital UV:
La impresión UV led es una nueva tecnología que permite polimerizar la tinta UV de líquida a sólida, es decir, gracias a su TPO ( fotoiniciador UV) convierte en sólida la tinta líquida. Esta tecnología permite imprimir en prácticamente todas las superficies, creando una  película de polímero sobre los materiales. En otras palabras, consiste en usar tinta líquidas elaboradas con químicos sobre los deferentes materiales como plástico, madera, metal, cerámica, etc., las cuales tiene la capacidad de solidificación y secado usando una ráfaga de luz ultravioleta a través de los LEDs de la maquina de impresión.
Brinda buena calidad y definición, y se recomienda para espacios exteriores, puesto que aunque emite menos gases tóxicos que la impresión basada en tintas solventes, no está excenta de químicos. Requiere ser protegida para lograr una mayor durabilidad y evitar rayaduras o peladuras.

Tiempo de producción / preparación del impreso: Requiere de 1 a 6 horas antes de poderse usar el material impreso.
Durabilidad:
Media.
Calidad de impresión: Buena. Sobresale en caso de requerir tintas y colores especiales. Es la única que soporta tintas fluorescentes.
Uso: Materiales flexibles y rígidos.
Precio: Intermedio, (sin recubrimiento / acabado) puede ser comparable con la impresión solventes, o con acabado puede compararse a la impresión en Látex, ésta última sin acabado.

Impresión gran formato ecológica con tintas látex en base agua:
También llamada tinta de resina. Está compuesta por una combinación de agua, resinas de curación por calor a alta temperatura y aditivos que se encargan de fijar los pigmentos al soporte de impresión. Esta es una técnica evolucionada que se adapta a un sin fin de sustratos como papel, vinilo, plástico, textiles, entre otros. Tiene la capacidad de un secado inmediato y una alta calidad.
A diferencia de los equipos solventes, que apuestan por la máxima productividad y los grandes volúmenes, las impresoras látex son ideales para usuarios que buscan impresiones con gran nitidez, calidad y acabados de primera, en tirajes menores.
Es prácticamente la única tinta homologada para espacios interiores, ya que no genera gases tóxicos ni olores. Puede ser usada en espacios sensibles, como hospitales, espacios de procesamiento de alimentos, jardines infantiles, y usos especiales como etiquetas para alimentos y medicamentos. Las últimas versiones de tintas incluyen tecnologías con base imprimante, para mejor fijación de la tinta sobre cualquier sustrato, tintas anti scratch o anti rasguños, haciendo que no sea siempre necesario una extra protección de recubrimiento y además tinta blanca. Tiene la mayor durabilidad contra la exposición a los rayos del sol del mercado, por muchas décadas.

Tiempo de producción / preparación del impreso: Queda listo para usar una vez impreso.
Durabilidad:
La más alta que se puede conseguir dentro de la impresión digital en gran formato.
Calidad de impresión: Buena. Colores vibrántes y vívidos.
Uso: Materiales flexibles y rígidos.
Precio: Intermedio (sin recubrimiento / acabado) puede eventualmente compararse en algunos casos con la UV con acabado, o el más elevado (con recubrimiento / acabado).

En cuanto a la calidad de impresión, todas son funcionales, dependiendo de su uso final. No es lo mismo la calidad de impresión, resolución, definición y durabilidad requerida para una valla exterior que para una lienzografía o una fotografía interior. En cuanto a resistencia y durabilidad la tecnología Látex supera a las demás con creces.
Como se puede observar, el universo de la impresión digital gran formato es hoy en día un amplio abanico que se ajusta a diferentes necesidades y bolsillos.

Nota aclaratoria:
– Recubimiento / acabado: entiéndase del proceso adicional que se requiere para lograr una mayor protección, durabilidad y apariencia final. Dicho proceso suele ser un laminado con vinilo transparente mate o brillante, pero también barnices solventes. Por el solo hecho de ser «otro proceso» adicional, implica insumos adicionales, un mayor tiempo, maquinaria adicional, mano de obra y por ende un mayor coste.