En teoría un inflable instalado en exteriores debe tener una duración en condición de sustentabilidad de entre 5 a 10 días, sin embargo esta puede verse alterada por varios factores normales que se suceden así:
– Si hay cambios bruscos y/o constantes de temperatura. Sol y lluvia, Noche y día, frío y calor, son cambios que inciden en la pérdida de helio.
– Si hay vientos constantes que superen los 40 kms por hora, o cambios bruscos en las direcciones del viento.

Otros factores comunmente asociados a la pérdida de helio son:
– El estado del inflable: Si su inflable ya ha sido usado y no se ha llevado a cabo una limpieza y mantenimiento adecuados y una revisión de fugas del inflable, la duración de sustentabilidad se verá drásticamente reducida.
– Si la instalación y cierre de la manga alimentadora se realiza inadecuadamente.
– Deterioro parcial o total del inflable por roce con elementos cercanos (árboles, muros, cables, etc) cuando la instalación no se prevee alejada de obstáculos que puedan causarle daño.
– Deterioro y desgaste normal del material por uso prolongado. Aunque el material del inflable es de muy buena calidad. éste sufre deterioro normal por la exposición a los elementos, generandose en su superficie porosidad. El sol fuerte, el polvo y arena constantes son unos de los factores que mayor incidencia tienen en éste proceso de desgaste.

La recarga de helio puede realizarse cada vez que vea que su inflable está perdiendo la forma y genera arrugas pronuciadas.
La cantidad de helio dependerá de la pérdida que haya sufrido. En condiciones normales bastará con el 10% del volúmen total del inflable cada 5 a 10 días, pero ésto puede variar por lo anteriormente expuesto.

Nota importante. Todos nuestros inflables antes de ser entregados o despachados son sometidos a pruebas de retención, las cuales pueden tomar entre 24 a 72 horas, para determinar su correcto funcionamiento y óptima durabilidad al momento de realizar el llenado.